Hambre emocional

Introducción

Muchas personas les cuesta identificar si cuando tienen hambre, esta es fisiológica o emocional. Yo siempre les digo a mis pacientes que piensen en si se comerían una manzana. En el caso de que si, quiere decir que se trata de hambre fisiológica, por lo que es preferible que se coman la manzana y después si tienen más hambre pueden picar algún snack saludable. En el caso de que no, quiere decir que el hambre es emocional, por lo que seguramente solo les apetecerán alimentos concretos. Por estos motivos, en este blog podrás descubrir qué es el hambre emocional y cómo identificarlo.

hambre emocional

¿Qué es el hambre emocional?

El hambre emocional es sentir ganas de comer y no por una necesidad fisiológica, sino por una causa emocional que se puede despertar a través de los sentidos. Todos sentimos hambre emocional y es algo natural, el problema es cómo lo gestionamos.

A veces, este tipo de hambre se convierte en un problema, llevando a las personas que la experimentan a sentir verdadera ansiedad por comer. Sentir este sentimiento con mucha frecuencia puede ocasional una elevada sensación de malestar, tanto a nivel anímico como físico. A veces, incluso puede provocar comer compulsivamente o desarrollar conductas alimentarias que resulten de riesgo para su salud. Más específicamente, se ha relacionado con mayor riesgo de sufrir sobrepeso y obesidad.

Así pues, la comida se convierte en un parche de la situación a corto plazo para deshacernos de esta sensación por unos momentos, pero que conlleva a complicaciones a medio y largo plazo.

¿Cómo identificar el hambre emocional?

Características del hambre emocional

  • Se activa por un estímulo interno o externo (estado de animo o ambiente) que produce una determinada emoción en la persona.
  • Es selectivo para alimentos en concreto.
  • No sigue horarios, por lo que puede aparecer repentinamente, incluso después de sentirnos ya saciados por una ingesta previa suficiente.
  • Desaparece con el tiempo.
  • Cuesta distinguir las sensaciones de saciedad una vez ingeridos los alimentos.
  • No hay síntomas físicos, sino un deseo mental. 

Características del hambre fisiológica

  • Se activa por una necesidad fisiológica del organismo para cubrir las necesidades energéticas.
  • Aparece progresivamente y se incrementa en relación a las reservas energéticas y nutricionales del organismo.
  • Se sienten las sensaciones de saciedad una vez ingerida una cantidad de comida suficiente para nuestro organismo.
  • La sensación se experimenta en el estómago.

¿Cómo gestionar el hambre emocional?

Primero de todo hay que valorar específicamente qué tipo de hambre, emocional o fisiológica. Para hacerlo puedes preguntarte si te comerías cualquier cosa o solo aquello que te apetece en ese momento. También puedes distraerte con otras actividades. Es decir, dar un paseo, practicar deporte, dibujar, bailar, llamar a alguien por teléfono…

Si al cabo de un rato ya no tienes esa sensación, se trataba de hambre emocional. En cambio, si tu estómago te sigue pidiendo comida y te da igual qué tipo de comida comer, se tratará de hambre fisiológica. Entonces prepárate una comida saludable y disfrútala.

¡Si quieres descubrir más trucos y consejos sobre una alimentación saludables puedes ver otras entradas del blog!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *