¿Cómo mantenernos sanos y protegidos?

Introducción

Muchas personas me preguntan ¿cuáles son los mejores alimentos para tratar…? Mi respuesta siempre es la misma, no existen alimentos específicos para solucionar un problema de salud concretos. Aunque existen factores no modificables como la edad, situaciones de salud específicas o exposición previa a otros patógenos, múltiples aspectos de tu estilo de vida son modificables. Es decir, puedes seleccionar las opciones más saludables de cada uno de ellos para así mantenernos sanos y protegidos.

cómo mantenernos sanos y protegidos

¿Cómo mantenernos sanos y protegidos?

El sistema inmune está formado por un conjunto de procesos que se llevan a cabo para protegernos de las amenazas tanto internas y externas. Por lo tanto, tenemos que mantenerlo fuerte para evitar ser más vulnerables a padecer enfermedades.

Para conseguir mantener el sistema inmunitario fuerte es imprescindible tener un estado nutricional óptimo, el cual se consigue con un estilo de vida saludable. De esta manera le proporcionamos protección en forma de salud y le mantenemos aislado de los patógenos.  

El estado nutricional juega un papel importante en el funcionamiento del sistema inmune, ya que diversos nutrientes interactúan con nuestras células inmunes y las refuerzan. Un estado nutricional subóptimo, tanto por desnutrición como por sobrenutrición, se ha asociado con alteraciones del sistema inmune y, por lo tanto, riesgo a padecer enfermedades.

¿Qué factores podemos modificar del estilo de vida?

Los factores modificables del estilo de vida más importantes son:

  • ALIMENTACIÓN: por un lado, es necesario mantener una alimentación nutritiva basada en un elevado consumo de alimentos protectores, los cuales nos defienden contra la mayoría de las enfermedades no transmisibles. Tienen efectos antioxidantes, antiinflamatorios, reguladores hormonales y beneficios para la microbiota. Lo son principalmente las frutas y verduras, las legumbres y los frutos secos. Por otro lado, es imprescindible reducir el consumo de ultraprocesados porqué sus ingredientes perjudiciales (harinas y grasas refinadas, azúcares, sal, aditivos…) debilitan nuestro sistema inmune y nos desplazan del consumo de alimentos sanos. Su elevado consumo se relaciona con un incremento del riesgo de muerte. Lo son las carnes procesadas, bollería, galletas, lácteos azucarados, precocinados, bebidas azucaradas, aperitivos salados…
  • ACTIVIDAD FÍSICA: evitar el estilo de vida sedentario. Debemos mantenernos activos durante todo el día. Además, puedes practicar un ejercicio físico específico para tonificar los diferentes grupos musculares y así, tener más fuerza corporal.
  • EXPOSICIÓN SOLAR: tomar el sol diariamente un mínimo de 10-15 minutos es esencial para captar la vitamina D. Sino es posible, tómalo 20-30 minutos 3 días a la semana. Las partes del cuerpo más expuestas deben ser la cara, el cuello, las manos y los brazos.
  • HÁBITOS TÓXICOS: evitar en la medida de lo posible los tóxicos como el alcohol y el tabaco porqué tienen un impacto negativo en la inmunidad.
  • SUEÑO: realizar un correcto descanso es necesario para regular la función inmunitaria.
  • ESTRÉS CRÓNICO: cuidar tu salud mental impactará de forma positiva en la inmunidad. Pide ayuda profesional siempre que la necesites.
  • HIDRATACIÓN: mantener el cuerpo hidratado es muy importante para poder realizar todas las funciones.

¡Si quieres descubrir más trucos y consejos sobre una alimentación saludables puedes ver otras entradas del blog!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *