¿Puedo tomar fruta y perder peso?

Introducción

Existen muchos mitos alrededor de la fruta y son imprescindibles desmentir. Muchos de ellos, se relacionan, sin motivo alguno, de forma negativa con el peso corporal o se piensa que se debe evitar en la pérdida de grasa. Ningún alimento tiene en sí mismo la propiedad de engordar o adelgazar, sino que son la alimentación habitual y el estilo de vida, los principales responsables de que sumemos o restemos kilos a nuestro peso corporal. Entonces, ¿puedo tomar fruta y perder peso? En este blog lo descubrirás.

La fruta aporta mucho más que fructosa. Contiene fibra i es rica en micronutrientes, como diversas vitaminas y minerales. También aporta múltiples compuestos bioactivos con actividad antioxidante y antiinflamatoria. Debido a su composición nutricional, es un alimento de baja densidad calórica y favorecerá la saciedad. Además, es beneficiosa para la microbiota intestinal. Existe una enorme variedad de evidencia científica en relación con el consumo de fruta y diversos beneficios para la salud. Se asocia con menor riesgo de diversas patologías crónicas como diabetes tipo 2, sobrepeso y obesidad, varios tipos de cáncer, enfermedad cardiovascular…

Puedo tomar fruta y perder peso?

¿Puedo tomar fruta y perder peso?

La fruta tendrá la misma composición nutricional y el mismo efecto sobre nuestro organismo en cualquier momento del día. Es decir, el valor calórico de la fruta no es distinto si la tomamos en el desayuno, entre horas o de postre. Además, su consumo se asocia con un menor peso corporal y menor riesgo de sobrepeso y obesidad. Sin embargo, existen distintas estrategias de consumo que pueden ayudar a perder peso.

Tomar fruta en el desayuno puede ser beneficioso para empezar el día con energía y llenando el cuerpo de miles de nutrientes. Además, si tienes hambre entre horas, elegir fruta es una gran elección por todas sus ventajas.

Coger el hábito de tomarla como postre de las comidas, independientemente de si estamos saciados o no, no es una buena idea ya que siempre es preferible escuchar las sensaciones de saciedad que nos proporciona nuestro cuerpo. Si cuando acabas el plato sigues con hambre, la fruta será la mejor opción para hacer postre. Pero si cuando acabas ya estás saciado, no será necesario hacer tomar postre. Sin embargo, en el caso de estar buscando una pérdida de peso, una buena estrategia es consumir fruta antes de la comida. Así se empieza antes a hacer la digestión y nos saciaremos más a medida que va pasando el rato. De esta manera, comeremos menos alimentos durante la comida y, por lo tanto, menos energía al final del día.

No existe ninguna evidencia que diga que no se pueda comer fruta por la noche. Nuestro cuerpo es capaz de asimilar sus nutrientes en cualquier momento del día. Y sus calorías tampoco se ven modificadas según el momento del día. La puedes comer cuando quieras, no te prohíbas de comerla. Sin embargo, cenar solo fruta no es malo, pero si se convierte en una practica habitual seguramente estaríamos desplazando el resto de macronutrientes esenciales para nuestro organismo.

¿Cuál es la mejor fruta para perder peso?

No existen alimentos concretos para la pérdida de peso. Todo en exceso puede ser perjudicial. En ningún caso, el azúcar de la fruta es comparable al azúcar de mesa o de los ultraprocesados. La fructosa de la fruta es un nutriente muy importante para la pérdida de peso. Todas las frutas, independientemente de su contenido en fructosa, tienen un alto contenido en fibra que nos aportará saciedad. Además, nos aportan muchos nutrientes beneficiosos, que contribuirán a estar más activos, bien nutridos y a seguir comiendo saludable a lo largo del día. Todas las frutas son buenas y muy palatables, es decir, son una buena opción para ayudar a calmar el apetito o mejorar los momentos de antojo.

Cuando buscamos una pérdida de peso tenemos que hacer un déficit calórico a lo largo de todo el día. Es importante tener en cuenta que las frutas más calóricas también tienen un contenido en fibra mayor, lo que es interesante para estar más saciados y comer menos comida a lo largo del día. Esto ayudará a cumplir el déficit calórico a lo largo del día.

Conclusión

La fruta es saludable a todas las horas del día y en cualquier momento de la comida, antes, durante o después. Sin embargo, lo habitual en nuestro entorno alimentario y cultural es tomarla de postre y entre horas.

Aunque algunas frutas puedan tener más energía que otras, los estudios indican que las personas que toman habitualmente al menos 5 raciones entre frutas y verduras en el contexto de una alimentación saludable, tienen menor riesgo de tener exceso de peso. Además, en los momentos que se toma fruta, se evita comer otros alimentos menos saludables. La mejor manera de tomar la fruta es en fresco y entera, con o sin piel, como más te guste, seleccionando las de temporada y evitando los licuados y zumos, tanto los comerciales como los exprimidos en casa.

Se puede decir que sí, puedo tomar fruta y perder peso. Por lo tanto, no te preocupes del cuando, sino de qué, y no olvides tomar al menos 3 piezas de fruta variada cada día. No tengas miedo a la fruta. Ni de postre ni por la noche. En definitiva, no hay un momento mejor que otro para consumir fruta. Solo debes adaptarlo a tus preferencias y al estilo de vida.

 

¡Sal de dudas y descubre la verdad sobre otros mitos de la alimentación en otras entradas del blog!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *