¿La obesidad es solo cosa de ricos?

Introducción

Es cierto que anteriormente se pensaba que la obesidad era exclusivamente de ricos. Es lógico pensarlo porqué son las personas que más recursos tienen y, por lo tanto, pueden permitirse excesos. Pero la realidad es que el sobrepeso es considerado una epidemia mundial que afecta a todas las clases sociales, especialmente a las personas con menos recursos socioeconómicos, con etnias en riesgo de exclusión social, en población inmigrante y a los países en desarrollo. En este blog descubrirás todas las verdades sobre sí la obesidad es de ricos. 

¿La obesidad es solo cosa de ricos?

¿La obesidad es de ricos?

Primero hay que descartar la falsa creencia de que las dietas saludables son caras, sino todo lo contrario. Se puede conseguir alimentos malsanos de muy baja calidad nutricional de manera rica, fácil y barata. Esto es debido porqué las materias primas de estos productos alimentarios son muy baratas y, por lo tanto, hacen que el precio sea muy bajo. Este hecho provoca que los productos como la bollería, los dulces y los productos ultraprocesados se convierten en la elección de preferencia. Además, no hay que invertir en recursos para poderlo almacenar, sino que por si solo ya dura mucho en casa. También, los convierten en alimentos muy ricos, porqué llevan un alto contenido de azúcar, haciéndolos así mucho más palatables y agradables para nuestro cerebro.

Tener exceso de peso significa estar malnutrido

La malnutrición se refiere tanto a la cantidad como a la calidad de la alimentación. Por un lado, no se ingieren todos los nutrientes necesarios para un buen funcionamiento del organismo. Por otro lado, se ingieren una elevada cantidad de calorías vacías sin ningún tipo de interés nutricional. Esto significa un exceso de harinas, almidones, azúcares y grasas no saludables. Estar malnutrido supone tener más riesgos de problemas de salud crónicos.

Factores sociales involucrados en la alimentación

El factor principal que explica los cambios que hemos hecho en nuestra alimentación es la menor cantidad de dinero que destinamos a la cesta de la compra. Es decir, se come peor cuando desciende el poder adquisitivo. A nivel cuantitativo, hemos reducido la compra en las tiendas tradicionales, donde incorporan productos de alta calidad nutricional y de proximidad. Esto conlleva optar por comprar todos los productos en supermercados, donde la calidad de los alimentos es menor pero más barata. A nivel cualitativo, al tener que priorizar los recursos económicos, se limitan las posibilidades de adquirir toda la gama de productos alimentarios.

Por lo tanto, cuando hay modificaciones en el gasto alimentario, hay mayor repercusión a nivel de salud. Algunas de estas modificaciones pueden ser positivas como el consumo más elevado de legumbres, por ser un alimento completo nutricionalmente. También el hecho de reducir las comidas fuera de casa, las cuales solían ser malsanas. Sin embargo, son mayores las modificaciones negativas como la compra de productos menos nutritivos, altamente procesados y ricos en calorías, lo que contribuye a fomentar una alimentación poco saludable.

¡Sal de dudas y descubre la verdad sobre otros mitos de la alimentación en otras entradas del blog!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *