¿El huevo tiene colesterol?

Antiguamente, se limitó el consumo de huevo porqué los científicos se pensaban que el colesterol que contiene era el causante de provocar las enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, al cabo de los años se demostró que esto no era así y ahora se ha quedado en una leyenda urbana. En esta entrada del blog vamos a salir de dudas y a descubrir la verdad sobre si el huevo tiene colesterol. 

¿El huevo tiene colesterol?

El huevo juega un papel importante en la alimentación ya que tiene una alta concentración de nutrientes y un bajo contenido calórico. Es rico en aminoácidos esenciales, ácidos grasos insaturados, vitaminas (A, D, K, B12, B2, B8), minerales (potasio, fósforo, hierro, zinc, selenio) y antioxidantes (luteína y zeaxantina). Los aminoácidos esenciales hacen que el huevo se convierta en un alimento con proteína de alto valor biológico.

Beneficios de los huevos

  • Debido a la elevada calidad y biodisponibilidad de la proteína del huevo, su consumo favorece el desarrollo del feto en la etapa embrionaria, ayuda a los deportistas a ganar músculo, y en personas mayores ayuda a contrarrestar la pérdida de masa muscular ocasionada por la edad y la falta de actividad física.
  • La yema del huevo contiene colina, un nutriente esencial para la función del hígado, los músculos y también es indispensable para el correcto funcionamiento del sistema nervioso y del cerebro.
  • Es un alimento muy saciante gracias al contenido de grasas saludables y proteína.
  • Además, incorporando el huevo en la alimentación se incrementa el consumo de HDL, de manera que puede actuar como un factor protector de enfermedades cardiovasculares. También puede ayudar a prevenir ciertos tipos de accidente cerebrovascular y una afección ocular grave llamada degeneración macular, que puede causar ceguera.
Los huevos no elevan el colesterol en sangre

¿El colesterol del huevo es bueno o malo?

Antiguamente, se limitó la ingesta de huevo a un máximo de tres veces por semana como medida de prevención cardiovascular. Sin embargo, hoy sabemos que no existe una relación estrecha entre el colesterol dietético y el colesterol en sangre. Por lo tanto, aunque los huevos sean naturalmente altos en colesterol, este no parece elevar los niveles de colesterol en sangre. Esto significa que, el colesterol procedente de los huevos no supone un riesgo añadido para padecer enfermedades cardiovasculares, permitiendo recomendar la toma de hasta un huevo al día sin ningún tipo de repercusión para la salud, sino todo lo contrario, obtener beneficios.

Por otro lado, se ha comprobado que el incremento de colesterol en sangre depende en gran medida de factores genéticos, el peso corporal y la actividad física. Además, también aumenta debido al consumo de grasas saturadas y ácidos grasos trans. Es verdad que la mayoría de los alimentos que contienen colesterol también son ricos en grasas saturadas, pero concretamente el huevo no lo es, ya que este tiene mayor contenido de grasas insaturadas y por ello el colesterol que contiene tiene menor efecto sobre el colesterol en sangre. Por lo tanto, para reducir el consumo de colesterol tenemos que reducir el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas y ácidos grasos trans. Las grasas saturadas se encuentran en alimentos de origen animal como carnes, embutidos, leches enteras, aceite de palma y coco. Y los ácidos grasos trans los podemos encontrar en los aceites vegetales cuando se someten al proceso de refinado, la leche entera, la margarina, los quesos y la carne.

Recomendaciones nutricionales de los huevos

  • En general, se pueden consumir con seguridad hasta 7 huevos a la semana, pero siempre que se usen con fines saludables y dentro de un estilo de vida saludable.
  • Se tienen que priorizar los huevos con códigos de 0 y 1 que son los ecológicos o de gallinas en libertad. Esto ayuda al bienestar animal y a mejorar la calidad del alimento.
  • Es importante la forma de cocinar los huevos, porqué muchas personas los combinan con alimentos ultraprocesados, como los embutidos, y esto puede contribuir a aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas. Además, la forma en que se cocinan (fritos en aceite o con mantequilla) puede desempeñar un papel más importante en el aumento del riesgo de enfermedades cardíacas. Por lo tanto, se pueden consumir a la plancha, hervidos, en tortilla, revueltos…

Bibliografía

¡Sal de dudas y descubre la verdad sobre otros mitos de la alimentación en otras entradas del blog!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *