¿El pan engorda?

Introducción

¿Qué pasa con el pan? El pan ha sido criticado durante mucho tiempo y es normal que las personas le tengan miedo a su consumo. Antiguamente, se pensaba que la clave para bajar de peso era eliminar el pan. Entonces, muchas de las dietas te quitaban el pan y así adelgazabas. Sin embargo, esta no es la principal solución. Primero de todo porqué el pan por sí solo no engorda. En segundo lugar, el hecho de restringir la ingesta de pan hacía comer más durante el día o cuando dejaban la dieta volvían a un consumo excesivo, por lo que volvían a subir de peso. En este blog descubrirás todas las verdades del mito de si el pan engorda.

Para saber si el pan engorda tenemos que valorar los puntos positivos y negativos. Por lo tanto, a continuación, podrás ver las cosas positivas y negativas del consumo de pan. Así podrás verificar si el mito de si el pan engorda es verdad o mentira.

el pan engorda

Criterios a favor del consumo de pan

El pan es uno de los alimentos más ampliamente vinculados a nuestra cultura alimentaria. De hecho, el pan es el alimento que más energía proporciona a nuestra alimentación y allá dónde vayáis es fácil de encontrarlo. Este factor podría ser vital para facilitar la adherencia al plan nutricional y, por supuesto, facilitar la consecución de los objetivos. En todo caso, si elegís consumirlo, intentad escoger un pan de calidad, elaborado principalmente con masa madre o 100% integral, ya que os aportará mayor saciedad.

Criterios en contra del consumo de pan

El pan, cómo he dicho antes, lo podemos encontrar en cualquier sitio, por lo que es un alimento muy accesible. Por lo tanto, es fácil que cuanto más accesible sea un alimento, más probabilidades haya de comerlo. Además, se trata de un alimento palatable, es decir, que su consumo te produce placer y puede dificultar el control de la ingesta. Por este motivo, muchas personas lo consumen en todas las comidas.

Si buscamos una pérdida de peso, tenemos que hacer un déficit calórico al final del día. Esto quiere decir que, si comemos un exceso del pan, este puede hacer que al final del día comamos más calorías de las que nos toca. Además, no es un alimento muy interesante nutricionalmente, porqué contiene una alta cantidad de almidón y una proteína incompleta. También es importante considerar la dificultad para conseguir un pan de calidad.

Otros aspectos del pan

Muchas veces se piensa que el pan integral es mejor para la pérdida de peso porqué tiene menos calorías. Sin embargo, estos no son los motivos adecuados. El pan integral no tiene menos calorías que el pan blanco. Lo que tiene que diferente son sus nutrientes. Como ya he explicado en otras ocasiones, el pan blanco o refinado pasa por un proceso de procesamiento donde se le quitan las partes externas del grano, eliminando así muchos de sus nutrientes. En cambio, el pan integral está elaborado con cereales completos, porqué no reciben ningún tipo de procesamiento. Por lo tanto, el pan integral mantiene intactos todos sus nutrientes. Uno de ellos es la fibra, por lo que produce un efecto saciante. Entonces, podemos decir que el pan integral es mejor para cualquier tipo de alimentación porqué a parte de qué sus nutrientes son beneficiosos para la salud, te aporta mayor saciedad que el pan blanco. Así pues, ayuda a controlar el apetito y la saciedad, evitando comer menos a lo largo del día.

Respecto los panes diferentes al de trigo, podemos decir que si no tienes ninguna condición que pueda darte problemas digestivos, no es necesario evitar el pan de trigo. Si que podría ser interesante eliminarlo en el caso de padecer alteraciones. Según cada caso podrá ser mejor elegir panes de unos cereales u otros. Es interesante conocer que la espelta y el Kamut son variedades antiguas de trigo. En el caso de la espelta se considera más digerible que el trigo convencional.

Conclusión

Cualquier alimento, a excepción del agua, aporta calorías. Engordar o no hacerlo no va a depender únicamente del consumo de un alimento en concreto, si no del conjunto de nuestra alimentación diaria y del resto de hábitos. Así que, aunque estés tratando de perder peso, no es necesario que evites el pan si te gusta mucho, pero deberás tomar una cantidad adecuada para conseguir un déficit calórico que te permita adelgazar sin desplazar el consumo de otros alimentos interesantes. La cantidad exacta es distinta en cada persona. No hay que compararse con otras personas. Haz un consumo coherente y consciente con tu situación y si con ello no consigues tus objetivos, siempre puedes pedir ayuda a un profesional de la nutrición y alimentación.

¡Sal de dudas y descubre la verdad sobre otros mitos de la alimentación en otras entradas del blog!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *