¿Cómo organizar la nevera?

No todas las personas saben cómo organizar la nevera para tener una óptima conservación de los alimentos. Además, si nuestra nevera está en orden, es más fácil comer sano. Es muy importante la seguridad alimentaria, ya que son las condiciones y hábitos que preservan la calidad de los alimentos para evitar su contaminación y las enfermedades causadas por intoxicaciones alimentarias. Estas enfermedades afectan negativamente al organismo poniendo en riesgo la salud de las personas. Pero se pueden evitar perfectamente con una buena refrigeración y congelación de los alimentos. La refrigeración nos ayuda a frenar el crecimiento bacteriano y la congelación nos puede ayudar a matar los parásitos. Por estos motivos, hay que seguir una serie de pautas para tener los alimentos en perfectas condiciones.

El orden en la nevera es clave para conservar correctamente los alimentos

¿Cómo organizar la nevera?

  • Mantén limpia tu nevera. Límpiala a fondo al menos una vez al mes. Primero pasar un papel de cocina limpio de un solo uso para sacar toda la saciedad. Después utiliza un desinfectante para neveras y dejar que actúe unos 30 segundos. Después retirar con un papel húmero de un solo uso. Finalmente secarlo con otro papel limpio.
  • La temperatura de la nevera tiene que estar entre 1 y 4 grados, y el congelador a -18ºC.
  • Si prevés comprar alimentos refrigerados o congelados tendrás que ir directamente a casa para conservar los alimentos de forma segura y evitar romper la cadena de frío.
  • Comprar primero los productos que sean aptos para conservarse a temperatura ambiente. Posteriormente comprar los productos refrigerados y finalmente los congelados.
  • Lee las etiquetas de los alimentos y productos para conocer las condiciones de conservación de cada alimento y las fechas de caducidad/consumo preferente.
  • Una vez llegamos a casa, tendremos que tirar los envasas y embalajes del supermercado, excepto aquellos que tengan dentro una atmosfera para mejorar la conservación del producto.
  • Almacena los alimentos siempre en recipientes herméticamente cerrados para mantener la temperatura correcta y necesaria, evitar la contaminación cruzada y evitar el contacto directo con el frío de la nevera. Así los alimentos se conservarán en buenas condiciones varios días.
  • Separa los alimentos crudos de los cocinados para evitar contaminaciones.
  • Mantener la separación y la ventilación entre los alimentos para que el aire se pueda mover mejor y así los alimentos se conservan fríos.
  • Dejar que la comida se enfríe antes de meterla en el frigorífico, ya que se eleva la temperatura global de la nevera y se pueden alterar los alimentos.

¿Qué orden tiene que seguir?

La nevera tiene que estar en orden y bien organizada para que los alimentos se conserven correctamente y así nos permita una organización de nuestra alimentación. 

  1. Arriba: alimentos cocinados o listos para el consumo que no tenga que someterse a ningún tratamiento.
  2. Central arriba: productos o alimentos bien conservados que posteriormente cocinaremos y someteremos a altas temperaturas.
  3. Central abajo: materias primas crudas como carnes y pescados crudos. Es la zona más fría de la nevera y frena mejor el crecimiento bacteriano.
  4. Cajones: frutas y verduras.
  5. Puerta: productos que no necesitan mucha temperatura como los huevos, salsas, bebidas, encurtidos, conservas…
  6. Los alimentos que tienes que consumir antes tienen que estar delante.
  7. Descongela los alimentos en los niveles inferiores de la nevera.

¡Si quieres descubrir más trucos y consejos sobre una alimentación saludable, consulta en otras entradas del blog!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *