Alimentación Saludable

Aprende a comer mejor

¿Qué es una Alimentación Saludable?

Nadie nace enseñado, lo que significa que también hay que aprender a alimentarse y a nutrirse de manera correcta. Utilizando el conocimiento científico, NutriGargallo pretende enseñar una versión diferente de la alimentación y la nutrición sin pensar en dietas ni en calorías. Consiste en un proceso de aprendizaje donde irás incorporando hábitos alimentarios saludables y conseguirás el estilo de vida más adecuado a ti que te acompañará siempre. 

Bases teóricas

Conoce los diferentes alimentos de una alimentación saludable y comprende su impacto sobre nuestra salud.

Experiencia práctica

Planifica, combina los grupos de alimentos y elabora recetas nutricionalmente completas, rápidas, fáciles y apetitosas.

Motivación

Olvida el concepto «dieta» y apuesta por un estilo de vida saludable que permita flexibilidad a lo largo de la vida. 

Tipos de alimentos en una

Alimentación Saludable

Verduras y hortalizas

Protagonistas en comidas y cenas.

Ricas en agua, fibra, vitaminas y minerales. 

Adecuar a la temporada del año    y a la proximidad. 

Frutos secos y semillas

Consumir en cualquier hora del día.

Ricos en fibra, grasas buenas, vitaminas y minerales.

Escoger los naturales, crudos o ligeramente tostados.

Frutas

Cualquier fruta es saludable.

Ricas en agua, fibra, vitaminas y minerales.

Adecuar a la temporada del año        y a la proximidad.

Cereales y tubérculos

Cereales: pan, pasta, arroz, cereales, cuscús, quinoa.

Tubérculos: patata, maíz, moniato. 

Priorizar las opciones integrales.

Lácteos

Leche, yogur, queso, kéfir, requesón.

Ricos en proteína animal, grasas buenas, vitaminas y minerales.

Elegir los naturales sin azúcares.

Legumbres y derivados

Ricas en proteína vegetal y fibra.

Consumir como plato único o como acompañamiento.

A mayor consumo, menos gases.

Huevos

Alimento completo rico en proteínas animales y grasas buenas.

Variar las formas de preparación.

Beneficioso para la microbiota.

Pescado y marisco

Rico en proteína animal, grasas buenas, vitaminas y minerales.

Clasificados en función de la grasa.

Alternar el pescado blanco y azul..

Carne

Rica en proteína animal,, vitaminas y minerales.

Clasificadas en función del animal.

Priorizar la carne blanca.

Bebidas

El agua es la mejor bebida para hidratar.

Beber agua durante todo el día.

Evitar las bebidas azucaradas y el alcohol.

Grasas

El aceite de oliva es la mejor opción.

Priorizar el virgen extra porqué es protector.

Evitar las grasas refinadas e hidrogenadas.

¿Cómo conseguir una Alimentación Saludable?

Una planificación dietética organizada permite conseguir una alimentación saludable. Te recomiendo que prepares el menú semanal y la lista de la compra con antelación, y así podrás distribuir adecuadamente los grupos alimentos en las distintas comidas del día. 

Desayuno saludable

bowl_de_yogur_y_muesli

Pan o tostadas 100% integrales, copos de avena, espelta o maíz sin azúcares añadidos, harinas integrales…​

Yogur natural, leche entera o semidescremada, queso fresco y kéfir. También puedes optar por las bebidas vegetales sin azúcares añadidos.​

Todo tipo de fruta entera, ya sea natural o congelada.

Comidas y Cenas saludables

eat-variety-healthy-foods-image-1024x1024

Tienen que ser las protagonistas del plato. Utiliza las de temporada y combínalas para lograr un plato apetecible y atractivo.

Prioriza la carne magra o blanca, el pescado, los huevos y las legumbres. Evita las carnes rojas, procesadas y los embutidos.​

Escoge el pan, la pasta y el arroz 100% integrales; pseudocereales como el cuscús y la quinoa; o tubérculos como la patata, el moniato o el maíz.​

¿Cómo mantener la motivación en la Alimentación Saludable?

La motivación es el ingrediente principal en la receta del cambio. Es decir, es la gasolina de nuestro cerebro para que éste se ponga en marcha a la hora de llevar a cabo una acción determinada. Cuando estamos motivados para hacer algo, simplemente lo hacemos. Sin embargo, cuando algo no nos motiva tendemos a retrasar esa acción o simplemente a no hacerla. Para aumentar la motivación hay que tener en cuenta dos factores importantes: la importancia que supone y la confianza que se tiene en uno mismo para conseguir lo que se propone.

Para motivar a alguien o motivarse a uno mismo, lo primero que hay que hacer es saber qué es lo que se quiere. 

Tu eres el/la única protagonista de la historia y tienes que trabajar en saber cuál es tu objetivo. Descríbelo en positivo, claro y específico. También se puede desglosarlo en pequeñas metas para que sea mas fácil conseguirlo.

Es importante que no te centres únicamente en seguir estrictamente el plan nutricional, sino también en los diversos temas que por algún motivo interfieren en la alimentación y en el cambio del estilo de vida. Algunos de estos son la definición del objetivo que se desea alcanzar, la motivación por este objetivo, los posibles obstáculos y barreras que pueden aparecer durante el proceso de aprendizaje, las emociones relacionadas con los alimentos, el entorno de la persona, la práctica de actividad física…

Es importante conocerte a ti mismo. Toma conciencia de lo que te funciona y lo que no funciona en relación a tu alimentación, del para que quieres hacer un cambio en lo que comes, de qué manera se relaciona ese cambio con la persona que quieres ser, en qué o quién te va a convertir el hecho de llevar a cabo el esfuerzo que supone el cambio. Tomar conciencia y ser honesto contigo mismo te hará sentir fuerte y poderoso. 

Nadie más que tú puede hacer los cambios que necesitas para conseguir la vida que quieres. Asumir la responsabilidad es el único camino para conseguir la felicidad. Aunque no lo creas, siempre eres responsable tanto de lo que consigues como de lo que no consigues. Tú eres el responsable de tus logros y éxitos, pero también de tus errores. Si no estás consiguiendo cambiar tu alimentación porque no estás haciendo lo que deberías, debes aceptar esta realidad sin buscar culpables. 

Es absurdo preocuparse por cosas que no dependen de ti. Si quieres cambiar las cosas debes enfocarte en actuar sobre aquello que tu controlas. De lo que nos preocupa, hay cosas que dependen de nosotros y podemos cambiarlas sí queremos, y hay otras sobre las que no tenemos control y solo nos queda aceptarlas.

Hace falta valentía y seguridad en uno mismo para ser auténtico. Pero, cuanto más auténticos seamos, más seguros de nosotros mismos nos volveremos. La confianza en nosotros mismo aumenta nuestra autoestima. Para ello, construye una actitud de confianza mental, sé bondadoso contigo mismo, despréndete de las dudas sobre ti mismo, desafíate a hacer algo que está fuera de tu zona de confort habitual, reconoce tu talento y deja que brille, haz lo que corresponde, y muéstrate tal y como eres.